Etiquetas

, , , , ,

El 20 de mayo de 2022, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina (en adelante TJCA) emitió una interpretación prejudicial en el Proceso 52-IP-2022 donde reitera la tesis según la cual en materia de derechos patrimoniales de autor y de derechos patrimoniales conexos, la Decisión Andina 351 de 1993 es un mínimo -o piso-, es decir, que los países miembros de la Comunidad Andina pueden crear derechos adicionales a los contenidos en la norma andina. Esta posición deja sin fuerza aquellos apartes de interpretaciones pasadas como la Interpretación Prejudicial en el Proceso 33-IP-2019 que pudieron dar a entender que la Decisión 351 era un máximo -o techo- en el reconocimiento de derechos patrimoniales.

La interpretación en el Proceso 52-IP-2022 señaló en el capítulo referido a los derechos de los artistas (párrafo 3.8.) lo siguiente:

«Es importante resaltar que la Decisión 351 establece un contenido mínimo esencial de derechos patrimoniales. En consecuencia, nada impide que los Países Miembros, a través de sus legislaciones nacionales, amplíen el contenido y alcance de dicha protección y reconozcan otros derechos de autor y derechos conexos de carácter patrimonial, tal como establece el Artículo 17 de la Decisión 351″ Subrayado fuera del texto original.

Frente a los derechos del productor fonográfico se dice (5.12.):

«Resulta necesario precisar que la protección analizada podrá ser ampliada ─mas no reducida─ por las legislaciones nacionales. No obstante, en aplicación al principio del complemento indispensable la legislación de los Países Miembros podrá determinar las condiciones o montos en lo que se efectuará la distribución de la referida remuneración.»

La Interpretación prejudicial del Proceso 52-IP-2022 puede ser consultada aquí: https://www.comunidadandina.org/DocOficialesFiles/Gacetas/Gaceta%204472.pdf